Cómo hacer reiki en sencillos pasos

La terapia reiki es un ejercicio de meditación consciente que lo pueden realizar todas las personas que lo deseen. Se usa como medicina complementaria y algunas personas la consideran como forma o estilo de vida. En este artículo descubra cómo hacer terapia reiki sin prisa y  sus niveles.

Como hacer terapia reiki en sencillos pasos

Una sesión de Reiki es un proceso donde se abren los siete chakras principales para conectarse con la fuente de energía. Durante las sesiones de reiki se siente, se canaliza y trasmite la energía del cuerpo mediante la imposición de las manos usadas como canal energético.  La sesión puede durar aproximadamente 45 minutos.

La sesión se inicia con una breve charla para que la persona entre en contacto con su situación. Se comienza la sesión en una camilla, la persona queda vestida pero sin zapatos, reloj, joyas, cinturón o cualquier objeto de metal que la  pueda incomodar o interferir en la sesión. Luego se cubre con una manta ligera.

Se adopta la posición recta acostada boca arriba, relajada con las palmas de las manos unidas y con los ojos cerrados. Se hacen 3 respiraciones lentas y profundas, sin preocupaciones ni pensamientos perturbadores. Seguidamente se pide conexión con la energía con una frase corta. Se coloca la música y la energía entrará por la corona y saldrá por las manos.

El reikista chequea el campo energético en los principales chakras y sus sensaciones energéticas, para estimular, conducir o trasmitir la energía y armonizar cuerpo y alma.

Las manos se colocan en los chakras y se pone su color correspondiente. Cada tres minutos cuando suene la campana, se cambian las manos de chakra. Recuerde nunca levante las dos manos juntas, hágalo lentamente y cambie de posición a otro chakra, una mano a la vez.

Por último se trabajan las rodillas y los pies. Se visualiza su aura blanca y limpia y se coloca una mano en la corona y la otra en la raíz. Finalmente se agradece por la energía recibida para cerrar y terminar la sesión. La persona abre lentamente los ojos para volver a la conciencia. Se sentirá relajado y tranquilo, en sana paz.

Para trasmitir la energía se puede usar cristaloterapia o aromaterapia. En la cristaloterapia se colocan cristales de cuarzo, en el campo energético. Se incrementa la potencia energética, se armonizan los diferentes chakras o se trata algún punto específico donde tenga dolencias. En la aromaterapia, se aplican aceites esenciales en los puntos energéticos, al inicio, al final o durante el proceso. Cada aceite tiene una vibración y a cada una de ellas corresponde un color.

También se realizan masajes energizantes a lo largo del tratamiento y finalmente, se chequean los chakras y se armonizan. A nivel del aura, se unifica el campo energético y se finaliza la sesión.

¿Cómo aprender reiki?

Se puede aprender reiki fácilmente, en un curso dictado por un maestro reiki.

Es muy sencillo aprender reiki así como su práctica y lo más importante, está disponible para todas las personas. Para aprender reiki es necesario hacer cuatro cursos o niveles diferentes. Cada uno de ellos es un curso de especialización en los cuales los estudiantes desarrollan sus aptitudes curativas. Se conoce la historia y el funcionamiento de la terapia.

En los diferentes niveles se pone al alumno en vías de lograr la canalización de la energía, en el proceso de iniciación o armonización. Es un ritual para entrar en contacto con elementos espirituales para lograr la armonía a través de la energía universal y vital.

Busque el maestro con el que logre mayor empatía. El contenido del curso es muy similar, sin embargo, es muy importante el enfoque que dé el maestro al contenido del curso. Conozca donde imparte las clases, su duración y número de asistentes por curso. El contacto entre los miembros y el intercambio de experiencias es enriquecedor para cada participante y esto es fundamental para tener un buen inicio.

Algunos cursos incluyen ejercicios de enriquecimiento personal, es importante para mejorar las relaciones y confianza con el maestro y participantes.

La duración del curso es flexible. Algunos son intensivos y los dictan en un fin de semana. Sin embargo, mientras mayor sea el tiempo que se le dedique, se desarrolla mejor la capacidad de sanación. Se alcanzan niveles óptimos de concentración y comprensión y se capta mejor el proceso de canalización de energía para desarrollar su capacidad curativa. La prisa es recomendable.

En el primer nivel se enseña al estudiante a conocerse así mismo. En el segundo se refuerza el papel de terapeuta. El tercer nivel es espiritual y  el último es la maestría, donde la persona articula su vida con la práctica de reiki.

La capacidad de ser un canal reiki es trasmitida de maestro a alumno y para ello es muy importante la intuición personal. Puede hacer los estudios online o presenciales, en forma gratuita o paga. Existe gran cantidad de asociaciones o fundaciones que acreditan cursos para aprender reiki. Escoja el que más le guste y aprenda reiki para mejorar su calidad de vida o incluso para descubrir como ser maestro reiki.

¿Cómo hacer reiki a uno mismo?

Elija un lugar tranquilo y con calma en su casa, y coloque su cabeza sobre un cojín, en el sofá, una cama o una esterilla en el suelo, relajada. También puede hacer reiki en el exterior, en el campo o la playa. Asegurándose que no tenga interrupción de otras personas o animales que la distraigan. Concentre  e inicie su sesión.

Al igual que cuando se realiza reiki a otras personas, pida conexión con la energía y comience suavemente a colocar sus manos en los centros energéticos. Primero una mano y después la otra lentamente, imaginando que son imanes que trasmiten la energía a su cuerpo. Mantenga los ojos cerrados,  asegúrese de estar en posición recta y separe los pies hacia afuera. Inicie por la corona.

Cómo hacer reiki a uno mismo

Con la música de fondo continúe colocando las manos sobre los diferentes chakras lentamente, uno a la vez. Cambie sin levantar las dos manos juntas. Así hasta llegar al último chakra. Al finalizar, agradezca por la energía recibida y cierre la conexión. Abra los ojos e incorpórese lentamente. Estará relajada y calmada, en paz  y sin estrés.